Karmelo Bizkarra: un Doctor único!

Hace ya mucho tiempo que conocemos al Doctor Karmelo Bizkarra y la verdad es que siempre que le escuchamos nos inspira y nos motiva muchísimo.

En estos días de confinamiento hemos creído conveniente sintetizar el mensaje de Karmelo para que todos sepamos qué es lo que tenemos que hacer para favorecer la salud, y tratar de evitar la enfermedad. Ahí va nuestro pequeño homenaje.





Compartir

Dermatitis Atópica: consejos y remedios naturales, por Lorena Aviñon



La dermatitis atópica es una enfermedad que produce inflamación de la piel, presentándola muy seca, descamada e irritable.  Se caracteriza por tener rojeces, placas de eczemas y prúrito, es decir, picor.

 

El picor es tan molesto que lleva a la persona que sufre de dermatitis a rascarse para conseguir alivio, lo que hace que inevitablemente aparezcan costras y heridas. 
 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

 

Los eczemas conllevan la rotura de la capa superficial de la piel, en la epidermis, lo que lo hace vulnerable a la entrada y crecimiento de gérmenes. Por esta razón es muy importante su higiene de manera suave y protegerla adecuadamente con cosméticos ecológicos protectores y regeneradores. Generalmente las áreas más afectadas son la cara, el cuello, así como los brazos y las piernas, aunque en realidad se puede ver afectado todo el cuerpo.

 

En la mayoría de los pacientes el comienzo de la enfermedad se da en la niñez. Algunos casos desaparecen con la edad, pero otros, pueden persistir en la edad adulta.

 

Como curiosidad, las personas con dermatitis sufren una alteración de la barrera hidrolipídica, por esta razón toleran mal el exceso de calor y los ambientes muy secos, ya que la sequedad incrementa el picor. En cambio una alta humedad en el ambiente es recomendable, ya que se encarga de mantener la hidratación óptima.

 

La exposición solar también resulta beneficiosa pero siempre con moderación, y sobre todo hay que evitar a toda costa una quemadura solar. Por esto, la mejor hora para exponerse al sol es la primera de la mañana y la última de la tarde. En caso de necesitar usar un protector solar, hay que elegir aquel con filtro físico como óxido de zinc y que entre sus excipientes lleve aceites vegetales calmantes y nutritivos. Unos buenos aceites emolientes y nutritivos en estos casos son el de oliva, almendras y jojoba. 

 

Como recomendación, lo mejor es elegir un protector solar libre de perfumes. 

 

Tras su uso, es muy importante eliminar los restos de toda crema en una ducha con un jabón vegetal suave que no reseque, evitando los geles de ducha líquidos y optando por los jabones de pastilla, que generalmente son más nutritivos. Secar cuidadosamente con ligeros toques, sin frotar y aplicarse un after sun o una mezcla de aceites vegetales de primera presión en frío, provenientes de cultivo ecológico. El aceite de almendras es un estupendo reparador de la piel, y además su alto contenido en vitaminas y omegas, lo convierten en un gran aliado del cuidado de las pieles con dermatitis.

 

El agua de mar, por su concentración en minerales y oligoelementos, es una maravillosa terapia para esta afección. En cambio el cloro del agua de las piscinas puede hacer que empeore la dermatitis. Un buen truco para poder bañarse sin sufrir un empeoramiento de la dermis, es aplicarse previamente  una pequeña cantidad de aceite de sésamo por todo el cuerpo hasta que éste los absorba, incluido el rostro y el nacimiento del cabello. El aceite de sésamo actúa como un escudo protector ante el cloro.

 

El baño no ha de durar más de diez minutos e inmediatamente después hay que aclararse en la ducha, secar con una toalla y aplicarse una crema nutritiva, como podría ser el mismo after sun.

 

A la hora de vestirse a diario, hay que evitar el contacto directo de la piel con fibras sintéticas, siendo el tejido más recomendado el algodón.

 

Otro punto importante, pero al que suele prestarse poca atención, es la utilización de detergentes suaves e hipoalergénicos. Hoy en día en el mercado eco podemos encontrar productos para la higiene del hogar en su versión bio, libres de detergentes agresivos, perfumes sintéticos, tóxicos y químicos. Este tipo de productos, además de ser cuidadosos con la piel, también lo son con el medioambiente.

 

Aceite Reparador Calmante, para 250ml

 

100ml de aceite de almendras

100ml de aceite de jojoba

50ml de oleato de caléndula (flores de caléndula maceradas en aceite de oliva)

 

Mezclar todo en una botella y aplicar después de un baño, exposición solar o cuando se note la piel muy seca. La combinación de los aceites nutren en profundidad la piel y la caléndula calmará picores, además de ser antiinflamatoria.

 

Bálsamo Aftersun, para 200gr

 

100gr de manteca de karité

150 gr de aceite de coco

10 gotas de aceite esencial de lavandín

 

Fundir el karité con el coco al baño maria. Una vez disuelto, apartar del calor y añadir el aceite esencial de lavandín. Enfrascar en un tarro preferiblemente de cristal ámbar u opaco.
 

La manteca de karité es rica en antioxidantes y posee propiedades antiinflamatorias, además de ser nutritivo. El aceite de coco contiene propiedades fungicidas y antimicrobianas, además de ser rico en proteínas y vitaminas E y K. El aceite esencial de lavandín (Lavandula Hybrida) es antiséptico y cicatrizante, siendo ideal en caso de picores debido a las grietas creadas en la piel.

Autora: Lorena Aviñon
Experta en cuidado facial.
Co-fundadora de Nasei
www.naseiorganic.com




 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

 

Compartir

Intolerancias alimenticias y salud intestinal, por Ana Estellés



En los últimos años cada vez hay más gente que presenta intolerancia a algún alimento. Es algo que hace algunas décadas no ocurría con tanta frecuencia. 
 

Uno de los problemas de las intolerancias, es que mucha gente no identifica el problema hasta después de mucho tiempo. En este artículo os hablaré de las intolerancias más comunes y de sus causas subyacentes, ya que en la inmensa mayoría de los casos, no aparecen por casualidad. Existen numerosos alimentos que pueden provocar intolerancias, sin embargo hay tres que son las más habituales: el gluten, la lactosa y la fructosa. 

 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

 

Intolerancia al gluten

 

El gluten es un tipo de proteína presente en numerosos cereales (trigo, espelta, centeno, kamut, cebada y bulgur, principalmente).
 

El trigo es sin duda uno de los cereales más consumidos, ya que está presente en muchos productos habituales: pan, galletas, bollería, etc. 
 

El problema es que el trigo que comemos ahora no tiene nada que ver con el trigo que se comía hace décadas. Este cereal ha sufrido numerosas hibridaciones. Es una planta que era originariamente diploide, pero han ido realizándose mutaciones para aumentar la productividad y también su contenido en gluten con el objetivo de mejorar la panificación, llegando a ser una especie hexaploide.
 

Además, estos cambios se han producido en un intervalo de tiempo tan corto que nuestras enzimas digestivas no han podido adaptarse y no reconocen este tipo de trigo. 
 

Esto provoca que esta proteína, que es distinta en conformación y tamaño a la que poseía el trigo ancestral, no se digiera correctamente y que nuestro sistema inmune reaccione ante trozos de esta proteína sin digerir y se secreten sustancias pro-inflamatorias que dañan las mucosas del intestino. 

 

El intestino está recubierto por una fina capa mucosa con orificios muy pequeños por el que pasan ciertas sustancias, pero si esta mucosa se daña puede aparecer lo que se denomina permeabilidad intestinal. Lo que ocurre es que los pequeños agujeritos se van haciendo más grandes y dejan pasar a la sangre sustancias que no deberían pasar, por lo que nuestro sistema inmune reacciona disparando más sustancias proinflamatorias. Y si ese intestino no vuelve a su estado normal, el estado de inflamación puede volverse crónico y no solamente provocar síntomas de intolerancias sino también ser causa de numerosas enfermedades y trastornos.  

 

Síntomas que pueden hacernos pensar en una sensibilidad al gluten son: diarrea, estreñimiento, hinchazón abdominal, dificultad para perder o ganar peso, alergias varias, fatiga, dolor de cabeza, enfermedades inflamatorias, depresión, ansiedad, mareos… 

 

Intolerancia a la lactosa

 

La intolerancia a la lactosa es una de las más prevalentes, ya que se estima que afecta al 75% de la población mundial. El problema es que mucha gente no lo detecta o lo detecta tarde, cuando los síntomas se agravan. 

La lactosa es el azúcar que se encuentra en los productos lácteos y para poder digerirla, las células que recubren el intestino delgado producen lactasa, una enzima que descompone la lactosa en azúcares más simples para que el organismo pueda absorberla. 
 

La intolerancia a la lactosa viene cuando el organismo fabrica menos lactasa, y por tanto no puede digerir y absorber los lácteos correctamente. 

 

Esta intolerancia es un poco especial. Realmente hay muchos artículos científicos escritos sobre este tema y cada vez está más claro que está fuera de nuestra naturaleza consumir lácteos una vez hayamos pasado el período de lactancia materna. Se ha visto, además, que los lácteos de vaca provocan inflamación e incluso predisponen a varios tipos de cáncer, sobre todo los hormono-dependientes como puede ser el de mama, ya que la leche contiene muchas hormonas, entre ellas la del crecimiento, que son las que ayudarán al ternero a crecer. Cada vez parece más claro que no es un alimento adecuado para el ser humano. A esto hay que añadir la calidad actual de los lácteos, ya que las vacas ya no pastan en libertad y no comen lo que deberían, se les inyecta de forma rutinaria hormonas y antibióticos y se realizan procesos repetidos de pasteurización. Todo esto, mezclado con la poca tolerancia que tiene la mayoría de la población a los lácteos por naturaleza, provoca más inflamación intestinal, mayor permeabilidad y, por tanto, más intolerancia. 

 

Síntomas típicos de este tipo de intolerancia, son: diarrea, gases, hinchazón y distensión abdominal, náuseas, vómitos, dolor de cabeza o migrañas, acné, problemas de piel como eczema o psoriasis y problemas alérgicos como rinitis. 

 

Intolerancia a la fructosa

 

La fructosa es un azúcar simple que está presente principalmente en las frutas, pero también en numerosas verduras, sobre todo las verduras de raíz. También la contienen otros alimentos como la miel y se utiliza habitualmente en numerosos productos procesados para endulzar. 

Este trastorno también se conoce como malabsorción de la fructosa. La fructosa es digerida por las células que recubren nuestro intestino y luego pasa al torrente sanguíneo. Evidentemente las frutas y las verduras son alimentos importantísimos en nuestra alimentación, sobre todo las verduras. Realmente las frutas, y sobre todo las de alto índice glucémico, aunque también nos aportan muchos nutrientes y fibra, no han de suponer un porcentaje tan alto en la alimentación como las verduras. Yo, de hecho, considero las frutas como el postre o el dulce de la naturaleza. 

 

En condiciones normales, una persona puede digerir sin problemas de una sola vez entre 25-30 mg de fructosa, aproximadamente la fructosa que contienen 2 manzanas. Pero si tenemos problemas digestivos, como permeabilidad intestinal, el organismo tendrá muchas más dificultades en digerir esa cantidad de fructosa de golpe, esto es debido a que nuestro intestino tiene menos células saludables que puedan hacer la función de digestión. Si, además, presentamos intolerancia o sensibilidad al gluten, ambos trastornos relacionados con un intestino permeable, nuestro organismo tendrá aún más problemas para digerir la fructosa. Por tanto, muchas veces cuando una persona presenta intolerancia a la fructosa, también suele presentar intolerancia o sensibilidad al gluten. 

 

Incluso aunque nuestro intestino esté relativamente saludable, si tomamos demasiada fructosa en una misma comida, la fructosa sin digerir, puede acumularse en nuestro intestino, sobrealimentando así a las bacterias presentes en el intestino delgado y esto puede provocar algo llamado ‘sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado’. Este desequilibrio provoca síntomas como eructos, presión en la zona estomacal e hinchazón abdominal. La fructosa continúa su viaje hasta el intestino grueso donde puede causar gases, dolor y diarrea.

Autora: Ana Estellés
Experta en Nutrición Terapeútica
www.anaestelles.com





 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

Compartir

Mejora tu sistema inmune con Proinmu Fungi



El sistema inmune es importantísimo para nuestra salud y es necesario mantenerlo fuerte. Lo más importante es alimentarnos de la forma más sana y ecológica posible, e incluso tener hábitos saludables como hacer deporte, evitar el estrés y dormir bien. Sin embargo hay complementos alimenticios que pueden ser también muy buenos aliados, como es el caso de Proinmu Fungi de Naturgreen.

¿Lo conoces?

Se trata de un combinado único de extractos de hongos cuidadosamente seleccionados como son el Reishi, Maitake, Chaga y Cordyceps. Son conocidos por mejorar el sistema inmunitario, así como por sus propiedades antioxidantes, antibacterianas y antivirales. 

Estos hongos fortalecen las defensas de forma natural y ayudan a alcanzar un reidmiento óptimo, tanto físico como mental, así que son un buen aliado para este momento que vivimos.

Ventajas Nutricionales

  • 100% Vegetal - Sin Lactosa
  • Bajo Contenido en Sal
  • Bio
  • Sin azúcares añadidos
  • Sin gluten
  • Sin huevo
  • Sin proteína láctea
  • Sin soja


Más información

https://naturgreen.es/

 
Compartir

Mantén tus defensas a punto, por Virginia Ceballos (Trucos Naturales)


 

Estamos en invierno y no es complicado que alguien de nuestra familia, amigos o en el trabajo esté con gripe o catarro.  En estos casos lo mejor que podemos hacer es cuidarnos y tonificar nuestras defensas.

 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

 

Una de las formas más sencillas para esto es tomar equinácea. La equinácea estimula y modula el sistema inmune, ayudando así a combatir infecciones tanto bacterianas como víricas. Es muy activa frente a la gripe y al catarro, pues inhibe el crecimiento de los virus y reduce las molestias producidas por ellos.

 

Podemos encontrarla en extracto, jarabes, en preparados, etc... Para mí, quizás la mejor forma de consumirla es en jarabe, sobre todo, pensando en los más pequeños ya que el jarabe está dulce y es fácil de tomar.

 

Ingredientes:

 
  • 150 gr de raíz de equinácea seca.
  • 100 gr de raíz de jengibre fresca. Cortado en daditos o rallado.
  • Azúcar o azúcar de coco.
 

En los jarabes se usa azúcar por dos motivos, primero por su efecto conservante, es una forma de que no se ponga malo y segundo porque así es un preparado dulce, más sencillo de tomar.

 

Puedes usar azúcar blanco, azúcar integral de caña, azúcar de coco, sirope de ágave cristalizado o miel (quedará con otra textura diferente pero será muy eficaz).

 

Elaboración:

  1. Pon en una cacerola la equinácea y el jengibre y cubre con agua la planta.
  2. Una vez rompa a hervir baja a fuego medio-bajo y deja que hierva suavemente de 15 a 20 minutos. Ponle una tapa para no perder los aceites esenciales del jengibre. 
  3. Pasado este tiempo, apaga y deja reposar la decocción unos 10 minutos. Se suele reducir a la mitad el agua que hemos añadido al principio.
  4. Filtra el líquido obtenido y echa la tisana resultante en otra cacerola.
  5. Calienta la tisana y añade la misma cantidad de edulcorante que eligas.
  6. Remueve bien hasta que se mezcle.
  7. ¡Ya tienes tu jarabe! Envásalo en un botella de cristal, bien limpia y seca. Y guárdalo en la nevera una vez se atempere. 
  8. Si quieres añade unos dos milímetros de extracto de equinácea, para potenciar el jarabe (es opcional).
     

Este jarabe te durará en perfecto estado varios meses refrigerado. 
 

¿Cómo tomarlo? 


La mejor forma de tomar este jarabe es mezclado en infusión, zumo y agua, aunque también lo puedes tomar tal cual.
 

Se recomienda tomar:
 

En adultos, tres cucharadas soperas al día, en tres tomas (desayuno, comida y cena).
 

En niños mayores de 3 años, son tres cucharaditas al día o una cucharada al día, depende de la edad y del caso de cada pequeño.



Autora: Virginia Ceballos
www.trucosnaturales.com


 

Compartir

Alimentación Detox: factores a tener en cuenta, por Mireia Anglada



La dieta detox bien entendida y explicada puede ser una buena herramienta para ayudar a nuestro organismo a limpiarse. Aunque no debemos caer en el error de pensar que podemos ingerir una dieta desequilibrada y limpiar el cuerpo con unos zumos de vez en cuando para ayudarnos a adelgazar por los excesos de las fiestas navideñas o en casos determinados.
 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************
 

Nuestro hígado, junto a otros órganos como los riñones, se encarga de eliminar toxinas y filtrar residuos metabólicos para que podamos eliminarlos.

En condiciones normales, nuestro cuerpo se depura por sí mismo y elimina las toxinas que podamos tener en nuestro organismo.

Si decidimos depurar con una dieta detox es importante ayudarlo con una base de batidos verdes, pero siguiendo un plan de acción, primero sacando alimentos perjudiciales y combinarlos con una alimentación equilibrada.

Es cierto que son importantes las verduras verdes, ya que la clorofila es casi idéntica a la hemoglobina, solo cambia la parte interior del átomo. Por tanto cuando el cuerpo ingiere batidos o zumos verdes, el cuerpo lo identifica como “sangre limpia”, y nos ayuda a oxigenar y limpiar. Pero también debemos tener en cuenta el resto de verduras para cuidar a nuestra flora intestinal

Seguir la dieta detox sólo de batidos verdes o zumos durante un tiempo prolongado es peligroso para la salud. Además de la restricción de los grupos de alimentos necesarios para el buen funcionamiento del organismo, la dieta detox es una dieta excesivamente hipocalórica que provocará un efecto rebote inmediato en nuestro peso cuando volvamos a la ingesta habitual de alimentos. Hay que tenerlo en cuenta para no caer en extremos

A parte, debemos tener en cuenta otros factores como por ejemplo:

Exceso de ácido oxálico: El oxalato o ácido oxálico está presente en gran medida en algunas verduras como espinacas, acelgas o la remolacha. Este ácido orgánico hace que no se absorban correctamente algunos minerales tan importantes en nuestro organismo como el calcio o el magnesio. Además de que la falta de absorción de estos minerales supone un peligro para nuestra salud, la excesiva ingesta de ácido oxálico en la dieta detox puede provocar consecuencias graves como la formación de piedras en el riñón. Por eso es recomendable suplementarse con magnesio.

Desequilibrio nutricional: Esta dieta no aporta la suficiente y correcta proporción de hidratos de carbono, proteínas y grasas para afrontar el gasto energético diario con garantías.

Pérdida de masa muscular: Cuando el organismo no tiene energía para funcionar, utiliza las reservas de glucosa primero, y las de grasa y proteínas de nuestros músculos después. La restricción de alimentos en la dieta detox hace que se ralentice el funcionamiento del metabolismo y que se produzca un efecto rebote en el que se acumula más rápidamente la grasa cuando volvemos a nuestras pautas habituales de alimentación. Por eso es importante no eliminar la proteína de buena calidad, eso sí, siempre combinada con mucha verdura y sobretodo de hojas verdes

Lo ideal es seguir los hábitos de alimentación propios de una dieta saludable, en la que efectivamente deben estar presentes estos productos, pero nunca como única opción para adelgazar ni adjudicándoles propiedades falsas. 

No debemos olvidar también, que la forma de cocinar es básica también para no generar más toxinas, ya que temperaturas superiores a 100ºC producen aminas y otros tóxicos derivados del cocinado.

Si por tanto decidimos cambiar los hábitos lo primero sería ayudarlo con batidos verdes, y sobre todo sacar alimentos perjudiciales como el azúcar blanco o hidratos refinados que sólo son calorías vacías y no nos aportan nada de nutrición. Y prestar mucha atención a nuestro diálogo interno, ya que éste muchas veces nos convence para no hacerlo, basándose en creencias antiguas o llenas de bloqueos o miedos. También es interesante bajar el nivel de estrés y beber agua para ayudar a eliminar toxinas.

Sígueme si quieres saber más y aprender a crear hábitos saludables de forma permanente con el programa online que he preparado.


Autora: Mireia Anglada Bonfill

Ecochef especializada en i+d y nutrición

www.mireiaanglada.com





 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************
 

Compartir

Subcategorías

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda