Mantén tus defensas a punto, por Virginia Ceballos (Trucos Naturales)


 

Estamos en invierno y no es complicado que alguien de nuestra familia, amigos o en el trabajo esté con gripe o catarro.  En estos casos lo mejor que podemos hacer es cuidarnos y tonificar nuestras defensas.

 

*****************************************************************************************************

NOTA: Artículo publicado en la Revista en Papel de Tv Bio, Número Enero/Febrero 2020
Ver Aquí la Versión Digital

 

*****************************************************************************************************

 

Una de las formas más sencillas para esto es tomar equinácea. La equinácea estimula y modula el sistema inmune, ayudando así a combatir infecciones tanto bacterianas como víricas. Es muy activa frente a la gripe y al catarro, pues inhibe el crecimiento de los virus y reduce las molestias producidas por ellos.

 

Podemos encontrarla en extracto, jarabes, en preparados, etc... Para mí, quizás la mejor forma de consumirla es en jarabe, sobre todo, pensando en los más pequeños ya que el jarabe está dulce y es fácil de tomar.

 

Ingredientes:

 
  • 150 gr de raíz de equinácea seca.
  • 100 gr de raíz de jengibre fresca. Cortado en daditos o rallado.
  • Azúcar o azúcar de coco.
 

En los jarabes se usa azúcar por dos motivos, primero por su efecto conservante, es una forma de que no se ponga malo y segundo porque así es un preparado dulce, más sencillo de tomar.

 

Puedes usar azúcar blanco, azúcar integral de caña, azúcar de coco, sirope de ágave cristalizado o miel (quedará con otra textura diferente pero será muy eficaz).

 

Elaboración:

  1. Pon en una cacerola la equinácea y el jengibre y cubre con agua la planta.
  2. Una vez rompa a hervir baja a fuego medio-bajo y deja que hierva suavemente de 15 a 20 minutos. Ponle una tapa para no perder los aceites esenciales del jengibre. 
  3. Pasado este tiempo, apaga y deja reposar la decocción unos 10 minutos. Se suele reducir a la mitad el agua que hemos añadido al principio.
  4. Filtra el líquido obtenido y echa la tisana resultante en otra cacerola.
  5. Calienta la tisana y añade la misma cantidad de edulcorante que eligas.
  6. Remueve bien hasta que se mezcle.
  7. ¡Ya tienes tu jarabe! Envásalo en un botella de cristal, bien limpia y seca. Y guárdalo en la nevera una vez se atempere. 
  8. Si quieres añade unos dos milímetros de extracto de equinácea, para potenciar el jarabe (es opcional).
     

Este jarabe te durará en perfecto estado varios meses refrigerado. 
 

¿Cómo tomarlo? 


La mejor forma de tomar este jarabe es mezclado en infusión, zumo y agua, aunque también lo puedes tomar tal cual.
 

Se recomienda tomar:
 

En adultos, tres cucharadas soperas al día, en tres tomas (desayuno, comida y cena).
 

En niños mayores de 3 años, son tres cucharaditas al día o una cucharada al día, depende de la edad y del caso de cada pequeño.



Autora: Virginia Ceballos
www.trucosnaturales.com


 

Compartir

Banners Inferior Derecha

Banners Inferior Izquierda